martes, 16 de marzo de 2010

51) Pistoia. Ospedale del Ceppo.





















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal sur. (Foto de Jesús Díaz).


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal.  Tondo con el escudo del hospital, un tronco florido. (Foto de Jesús Díaz).

















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal. Obra de Misericordia, enterrar a los muertos. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).













Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal. Obra de Misericordia, dar de beber al sediento. (Foto de Jesús Díaz).














Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal. Obra de Misericordia, dar de comer al hambriento.(Foto de Jesús Díaz).




















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal. Obra de Misericordia, atender al peregrino. (Foto de Jesús Díaz).















Pistoia. Hospital del Ceppo. Logia. Angular suroeste. Arpía con escudo. (Foto de Jesús Díaz).

PISTOIA. HOSPITAL DEL CEPPO.

1. INTRODUCCIÓN.
2. ENTRADA AL MUSEO DE INSTRUMENTOS QUIRÚRGICOS.
3. FACHADA PRINCIPAL SUR CON LA LOGIA. FRISO CON LAS OBRAS DE MISERICORDIA, LAS VIRTUDES Y LAS ARPÍAS.
4. TONDOS CON LOS ESCUDOS Y ESCENAS DE LA VIRGEN MARÍA.
5. OTROS ASPECTOS DE LA LOGIA.
6. INTERIOR DEL EDIFICIO.


1. INTRODUCCIÓN. 

Entre las numerosas obras de arte que pueden apreciarse en la hermosa ciudad toscana de Pistoia está el hospital del Ceppo, ubicado en la plaza de Juan XXIII, en las proximidades de la plaza de la catedral. Aunque actualmente es un hospital en sentido literal y estricto, en el momento de su fundación en el siglo XIII y en siglos posteriores el concepto de hospital era más amplio que el moderno, incluía además de los servicios médicos y hospitalarios, servicios de hospedería, acogimiento de peregrinos, realización de obras de caridad, etc. El objetivo principal del hospital del Ceppo era practicar y fomentar entre la población las siete obras de misericordia cristianas: vestir al desnudo, conceder refugio a los peregrinos, asistir a los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos, dar de comer al hambriento y dar de beber al sediento.  

El hospital del Ceppo se fundó en 1277 . Según la leyenda su nombre deriva de un tronco que floreció milagrosamente en pleno invierno. La Virgen María se apareció a los ricos y piadosos esposos Antimo y Bendinella y el lugar del florecimiento milagroso del tronco fue la ubicación que la Virgen señaló a los esposos para que se erigiera un hospital,  el ospedale del ceppo. También puede derivar el nombre del tronco hueco que se utilizaba para recibir limosnas y donativos de los fieles; ofrendas que se destinaban a los necesitados.

Según la documentación archivística en 1345 se comenzaron los trabajos para la construcción de un claustro, la capilla y una domus o casa para mujeres.

El hospital del Ceppo se convirtió en una institución de importancia  decisiva con ocasión de la epidemia de peste que asoló Europa en 1348. Muchos de los fallecidos dejaron sus patrimonios al hospital que adquirió de esta manera  numerosos bienes.

Inicialmente la supervisión del hospital corrió a cargo de la catedral de Pistoia, pero a partir de 1350 tuvo esta responsabilidad el poder municipal del Comune.

En 1401  Pistoia cayó bajo el dominio de Florencia y con un decreto de 1424 renovado en 1439 la Señoría florentina dispuso que el spedalingo, el administrador del hospital y la propia institución fuesen seculares.

En 1451 y 1456 se inició una racionalización y reorganización de varios cuerpos de fábrica del hospital que fue confiado al arquitecto Michelozzo di Bartolomeo, quien confirió al complejo arquitectónico la primera estructura monumental.  La elección del  spedalingo o superintendente del hospital era a menudo objeto de controversias entre las familias nobles de Pistoia, especialmente los Panciatichi, defensores de la Señoría florentina, y los Cancellieri . Por ejemplo hubo disturbios en 1498. 

En 1501 el hospital quedó bajo la responsabilidad del Hospital de Santa María Nuova de Florencia y del mismo modo el hospital de San Gregorio quedó bajo la dependencia del hospital de los Inocentes de Florencia en 1505. 

El spedalingo florentino Leonardo Buonafede ordenó realizar el célebre fresco que daba un carácter de monumentalidad a la fachada.

En 1784  Pietro Leopoldo de Lorena agregó los dos hospitales del Ceppo y de San Gregorio al nuevo ente de los Hospitales Reunidos de Pistoia, restituyendo a los pistoieses el cargo de spedalingo.

El actual monumento deriva de una serie de  superposiciones y añadidos arquitectónicos al originario edificio del siglo XIII.

Fue en el siglo XV cuando se añadió el ala con la fachada actual construyéndose la logia renacentista y sus arcadas en  1502 siguiendo el modelo de la famosa logia del Hospital de los Inocentes de Florencia del arquitecto Brunelleschi. La logia se decoró con un friso de terracota vidriada policromada ejecutada en parte por los Della Robia  hacia 1525, con las dos arpías  en los ángulos. Antes, en el año de 1512, Benedicto Bouillon se encargó de la decoración del tímpano de la puerta próxima a la logia con una Coronación de la Virgen María, con figuras blancas sobre fondo azul, también en cerámica vidriada. En 1515 el mismo artista hizo el escudo de armas del hospital ubicado en el lateral derecho de la fachada. 

El friso ornamental  fue realizado a partir de 1525 por Santi Buglioni por encargo del florentino Leonardo  Buonafede, superintendente o spedalingo, que aparece en varias escenas del friso con indumentaria blanca y negra controlando actividades cotidianas del hospital en relación con la realización de las siete obras de misericordia, que en orden de representación , de izquierda a derecha son los siguientes: vestir al desnudo, atender a los peregrinos, asistir a los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos, dar de comer al hambriento y dar de beber al sediento . El último panel decorativo de la derecha, según observa el espectador, fue reemplazado en 1586 por uno nuevo  hecho por Filippo Paladini di Lorenzo, sin vidriado, y en él aparece el superintendente Bartolomé Montichiari en lugar de Leonardo Buonafede.

Los tondos fueron realizados a partir de 1525 por Giovanni della Robia y se representa en ellos : La Anunciación del arcángel San Gabriel a María, la Asunción de la Virgen María a los cielos, la Visitación de María a su prima Santa Isabel y el escudo de armas de los Médicis. 

En el hospital de Ceppo se dieron lecciones de medicina desde el siglo XVI según se desprende del propio friso de terracota vidriada en el que se representa la visita a un enfermo por parte de estudiantes de medicina. 

Se conservan también un pequeño museo de instrumentos quirúrgicos y textos antiguos de medicina y una farmacia con sus vasos y muebles de época.

Disponía igualmente el hospital del Ceppo de un teatro anatómico construido en estilo neoclásico de finales del siglo XVIII como edificio independiente del hospital donde se llevaron a cabo clases de anatomía y disección.  Tiene forma de teatro Las paredes están cubiertas con frescos y estucos con ornamentaciones geométricas y retratos de médicos ilustres. 


2. ENTRADA  AL MUSEO DE INSTRUMENTOS QUIRÚRGICOS.


























Pistoia. Hospital del Ceppo. Puerta de entrada al Museo de Instrumentos Quirúrgicos, con la Coronación de la Virgen en el tímpano. (Foto de Jesús Díaz). 
La entrada al Museo de Instrumentos Quirúrgicos se sitúa al sur, es adintelada con tímpano de medio punto, óculo y ventana con frontón triangular sobre ella. Un breve escalonamiento permite el acceso al interior del edificio anexo al principal.












Pistoia. Hospital del Ceppo. Museo de los Instrumentos Quirúrgicos. Puerta de entrada sur. Tímpano con la Coronación de la Virgen. (Foto de Jesús Díaz).
En el tímpano de la portada del edificio anexo al propio hospital se representa en cerámica vidriada y polícroma la Coronación de la Virgen María por el Salvador que viste amplia indumentaria y  luce sobre su cabeza barbada y de largos cabellos la tiara papal. Un grupo de efigies de angelitos alados observan el acontecimiento. La obra la hizo en 1512 Benedicto Bouillon. Da la sensación de que ambos personajes están sedentes en asientos no visibles ocultos por sus indumentarias, pues de otra forma sería difícil mantener esa postura incómoda sin soporte alguno.














Pistoia. Hospital del Ceppo. Museo de Instrumentos Quirúrgicos. Puerta de entrada sur. Tímpano con la Coronación de la Virgen. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Contrasta el color blanco inmaculado de las figuras representadas con el fondo azul y los dorados de las coronas del Salvador y de la Virgen María. Los angelitos de bellos rostros parecen tener seis alas por lo que serían serafines.


3. FACHADA PRINCIPAL SUR CON LA LOGIA.
    FRISO CON LAS OBRAS DE MISERICORDIA, LAS VIRTUDES Y LAS ARPÍAS.



















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal sur. Vista general con el friso y los tondos de cerámica vidriada. (Foto de Jesús Díaz).
Además de la hermosura arquitectónica de la logia de arcos de medio punto que recuerda a la del Hospital de los Santos Inocentes de Florencia, del genial arquitecto renacentista Filippo Brunelleschi, destaca el soberbio friso de cerámica vidriada que se despliega por toda la longitud de la fachada sur  y de los dos lados cortos que cierran lateralmente la logia. Sobre el friso, en la vertical de cada uno de los arcos de medio punto, se abren ventanas adinteladas que iluminan el piso superior de la logia. A su vez en las enjutas de los arcos se hallan hermosos tondos de cerámica vidriada y polícroma con diferentes escudos y escenas relativas a la Virgen María. En los dos esquinales de la logia se ubican sendas arpías de inquietante belleza. Los arcos apoyan sobre columnas pétreas de fuste liso, basas áticas y capiteles compuestos de dos líneas de hojas de acanto superpuestas, caulículos y rosetas. El pórtico interiormente se cubre con bóvedas vaídas que descansan en las columnas exteriores y  en ménsulas de la pared interna, pared en la que se abren dos portadas adinteladas de acceso y varias ventanas también adinteladas. En el friso se representan las siete obras de misericordia, vestir al desnudo,  ofrecer refugio a los peregrinos, asistir a los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos, dar de comer al hambriento y dar de beber al sediento. Cada una de las obras de misericordia se separa de la siguiente mediante la representación alegórica de las siguientes virtudes, Prudencia, Fe, Caridad, Esperanza y Justicia. Esto es las tres virtudes teologales (Fe, Esperanza y Caridad) y dos de las cuatro virtudes cardinales (Prudencia y Justicia; faltarían la Templanza y la Fortaleza)


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Logia. Vista parcial del lado sur y del lado corto oeste. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos el angular suroeste del hospital. Sobre la arquería discurre el friso decorativo que se inicia en el lado corto oeste con la escena de la primera obra de misericordia representada, vestir al desnudo. En las enjutas vemos los medios tondos con la representación de escudos. Sobre el friso el piso superior con grandes ventanales adintelados cerrados con rejillas de madera. Un potente alero protege las fachadas y el friso.




















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada oeste de la logia. Obra de misericordia,  vestir al necesitado. (Foto de Jesús Díaz).
El friso ornamental  fue realizado a partir de 1525 por Santi Buglioni por encargo del florentino Leonardo  Buonafede, superintendente o spedalingo del hospital. En esta escena narrativa este personaje ocupa la parte central de la composición vestido de blanco y negro y repartiendo vestimentas a un conjunto de necesitados masculinos y femeninos. A la izquierda visual del espectador vemos varios hombres que visten ya  calzones amarillos y mantos azules y verdes. A la derecha se observan varias mujeres con túnicas y mantos de varios colores, amarillos, verdes, azules,marrones, blancos, etc. Los personajes adoptan posturas dinámicas variadas y los ropajes muestran movidos drapeados. Los cuerpos y anatomías son típicas del arte renacentista, que gusta recrearse en los desnudos.
Como cierre de la escena en la parte derecha del friso, según observa el espectador, se representa una composición vertical entre dos pilastras con una inscripción en latín en su interior: BEATI MUNDO CORDE (Bienaventurados los limpios y puros de corazón). La pilastra de la izquierda muestra en blanco y azul  ornamentación característica renacentista de grutescos y motivos  a candelieri. La pilastra de la derecha exhibe en abultado relieve decoración repetitiva de frutos y cereales de atractiva policromía.
En el angular de las caras oeste y sur muestra toda su inquietante belleza una de las dos arpías del friso.















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada oeste de la logia. Obra de misericordia, vestir al necesitado. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Observamos en esta imagen el estudio anatómico de desnudos masculinos en diferentes posiciones que el artista nos muestra. Paños anudados ocultan los genitales de algunos personajes mientras otros tapan parcialmente sus cuerpos con túnicas y mantos. La necesidad de vestimenta y su recurso al ospedale  indica la vida difícil de los personajes, seguramente marginados, discapacitados;  dos de ellos llevan bastones de apoyo, y en general aparentan cuerpos demacrados, castigados por la dureza de la vida y la enfermedad.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada oeste de la logia. Obra de misericordia, vestir al necesitado. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Apreciamos en la imagen a Leonardo  Buonafede, superintendente o spedalingo florentino del hospital, que aparece en la representación de varias de las obras de misericordia. Viste una túnica talar blanca de amplias mangas y una especie de capelo o muceta negra y cubre su cabeza con un tocado oscuro. Se representa en posición frontal entregando dos prendas azules a un hombre y a una mujer.
File:Certosa di fi, capitolo, porta intagliata, tomba di leonardo buonafede di f. da sangallo 03.JPG

Cartuja de Galluzzo-Florencia. Tumba de Leonardo Buonafede. Detalle de la escultura de Francesco da Sangallo. (Imagen tomada de : http://it.wikipedia.org/wiki/Leonardo_Buonafede).
Leonardo Buonafede fue un monje cartujo que inició su carrera eclesiástica en la Cartuja de Florencia, de la que fue prior.  En 1518, con la muerte del obispo de Pistoia Niccolo Pandolfini, Buonafede era candidato a la silla episcopal pero fue ocupada por Antonio di Alessandro Pucci. Por ese motivo aceptó el obispado de Vieste (1528-1529) y seguidamente el obispado de Cortona (1529-1538). Posteriormente regresó a la Cartuja de Florencia encargando obras en tearracota vidriada a los Della Robia y encargando su sepulcro a Francesco da Sangallo. 
Desde 1525 fue spedalingo o superintendente del Hospital del Ceppo de Pistoia,  como hemos indicado, y encargó a Santi Buglioni la factura del fresco de su logia, haciendo varios de los tondos Giovanni della Robia. Murió en 1545. 
Obsérvese la belleza de la obra de Sangallo; representa a Leonardo Buonafede con mitra y ropa talar de numerosos pliegues, reposando su cabeza sobre un elegante almohadón y cruzando sus manos sobre su cuerpo. Su rostro naturalista, lleno de arrugas esculpidas por el tiempo, es excepcional, es un retrato sin concesiones a la idealización que en general prevaleció en el arte renacentista.
















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada oeste de la logia. Obra de misericordia, vestir al necesitado. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
En la parte derecha, según observa el espectador se representa a varias mujeres ya vestidas con ampulosas túnicas y mantos amarillos, verdes y azules. Sus posturas variadas confieren agilidad a la escena.



















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada oeste de la logia. Obra de misericordia, vestir al necesitado. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Una de las mujeres lleva de la mano un niño regordete y desnudo, quizás también para que le ofrezcan alguna vestimenta. El niño ajeno a la actividad de los mayores, mira fuera del friso, deseando seguramente le dejen tranquilo para jugar con sus amigos.












Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, alojar al peregrino. Vista general.(Foto de Jesús Díaz).
Después de la obra de misericordia de vestir al desnudo, que hemos analizado en el lado oeste de la logia, se representa en el ángulo suroeste una arpía con escudo. A continuación y como enmarque  lateral izquierdo, según observa el espectador, de la siguiente obra de misericordia, alojar al peregrino, apreciamos una nueva inscripción entre dos pilastras decoradas la izquierda con frutos en alto relieve y polícromos y la derecha con motivos renacentistas de grutescos y a candelieri. El texto de la inscripción dice BEATI MISERICORDE (Benditos los misericordiosos.... porque ellos alcanzarán la misericordia). Seguidamente se representa la escena de atender al peregrino de forma narrativa secuencial y dinámica. De izquierda a derecha vemos en primer lugar a  un grupo de cinco peregrinos con elementos e indumentarias que les caracterizan (sombreros de ala ancha con conchas o vieiras, bordones, zacutos, vestimentas típicas de los peregrinos que el artista ha representado con brillantes colores, amarillos, verdes, azules, marrones, etc.). Después vemos al spedalingo o superintendente del hospital, el florentino Ledonardo Buonafede, con indumentaria azul, hablando con el peregrino más próximo a él, que por el nimbo que envuelve su cabeza no es sino Cristo. Prosigue la escena narrativa con el lavado de los pies de los servidores del hospital a uno de los peregrinos, que por el nimbo que envuelve su cabeza identificamos nuevamente a Cristo. Jesús está sentado, se representa de perfil,  con larga melena ondulada, barba y vistiendo una piel de animal. Se apoya firmemente en el bordón agarrándolo con energía con su mano derecha. Su pie izquierdo calza sandalia, el derecho ha sido despojado de ella por un monje arrodillado que lo está lavando mientras otro ayudante que está de pie le echa agua de una jofaina. Finaliza la secuencia narrativa con dos personajes, el de la izquierda con indumentaria de servidor del hospital, el de la derecha con lujosa vestimenta y tocado, ambos de pie ante un lecho mullido que al parecer usará alguno de los peregrinos. Como enmarque derecho de la escena se representa, entre dos pilastras decoradas con motivos renacentistas, la alegoría de la virtud de la Prudencia personificada en una bella dama vestida con túnica amarilla ceñida en la cintura y manto azul con vuelta verde, que dejan ver sus pies desnudos; sobre la cabeza, de frente ampliamente despejada, como era propio de la época,  lleva una toca blanca que apenas cubre su pelo. La Prudencia está erguida y en posición frontal, en leve postura de contrapposto,  y gira  su cabeza hacia su derecha para mirarse en el espejo, atributo que le identifica y que lleva en la mano diestra. Al igual que los personajes del Antiguo Testamento luce un nimbo poligonal amarillo.
















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, alojar al peregrino. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos en la imagen, de izquierda a derecha,  la arpía con el escudo del hospital en el angular suroeste, la inscripción BEATI MISERICORDE entre pilastras de frutos y motivos a candelieri, y el inicio de la secuencia narrativa de la obra de misericordia atender al peregrino. Apreciamos el grupo de los cinco primeros personajes con las típicas vestimentas de los peregrinos de la época, sombreros de ala ancha con conchas, bordones, escarcelas, botines,  etc. Obsérvese la bellísima policromía  de las cerámicas vidriadas, fondos azules, ropajes amarillos, verdes, azules, marrones, ocres, que resaltan vistosamente al ser acariciados por la luz del sol, que también genera con su iluminación contrastes de luces y sombras en las superficies,  confiriendo a la representación volumetría escultórica.

















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, alojar al peregrino. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos como Leonardo Buonafede, superintendente del hospital,  conversa con un peregrino particular, Cristo, según le delata el nimbo dorado que luce su cabeza. A continuación lavan los pies a Jesús dos servidores del hospital, mientras otro está a la espera de recibirlo en el mullido lecho que apenas percibimos a la derecha de la imagen.




















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, alojar al peregrino. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos en esta imagen el fondo del friso que se compone de grandes placas cerámicas vidriadas azules de formato cuadrangular. A la izquierda, según observa el espectador, el spedalingo o superintendente Leonardo Buonafede está de pie conversando con uno de los peregrinos que no es sino Cristo. El florentino viste amplios ropajes azules, cubre su cabeza de largas y densas melenas rubias con un gorro circular, su frente muestra las arrugas de la edad en un rasgo de naturalismo del artista que se aprecia en otros personajes, y en el movimiento de su cuerpo  se insinua la volumetría de la pierna derecha en un leve efecto de paños mojados. En el centro de la imagen un sirviente del hospital lava el pie derecho a Cristo, tras retirarle la sandalia, mientras otro escancia agua desde una jofaina. Apréciese que el artista ha representado el agua derramándose ya desde la boca del recipiente. Jesús sentado, viste como peregrino con piel de animal y bordón que aferra con decisión. El nimbo dorado le identifica. El artista ha utilizado una composición triangular muy lograda en la escena central. Nótese también la pericia del artista al representar los pliegues de las vestimentas.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Virtud de la Prudencia. (Foto de Jesús Díaz).
Se representa a la Prudencia entre dos pilastras decoradas de igual manera con grutescos y motivos a candelieri en color blanco sobre fondo azul. La personificación de la virtud se mira en el espejo, atributo que la identifica. Nuevamente el artista  representa la túnica y el manto con un mar de drapeados en colores amarillos, azules  y verdes. En posición de contrapposto la virtud exhibe una corpulencia miguelangelesca, especialmente en manos, piernas, pies. La frente amplia y deliberadamente  despejada recuerda al ideal de belleza de la época, especialmente en el mundo flamenco. Pero no solamente lleva el espejo como atributo identificador que significa conocerse bien a uno mismo para tomar decisiones adecuadas, también aparece la serpiente ( "Sed prudentes como la serpiente", se dice en la Biblia) que despliega su verde y sinuoso  cuerpo  hasta la cintura de la virtud quien la acaricia con su mano izquierda; lamentablemente el ofidio ha perdido su cabeza. Además si miramos con detenimiento observamos que la virtud tiene dos rostros como el dios romano Jano, hacia el futuro y hacia el pasado, un rostro joven y un rostro envejecido. En el siglo XVI Cesare Ripa en su Tratado de Iconología  recogió y trató la representación, entre otros muchos elementos,  de las Virtudes, con sus atributos , etc.












Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, atender al enfermo. Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
En la tercera obra de misericordia representada, atender al enfermo, la secuencia narrativa se inicia con la visita de un médico a un enfermo que se ha incorporado en el lecho. El doctor, que viste túnica con ceñidor anudado en la cintura, manto y tocado característico, está tomando el pulso al paciente con la mano derecha y en la izquierda lleva probablemente papeles de su profesión. Un servidor le aproxima  una probeta. A continuación vemos a varios personajes entre ellos quizás estudiantes de  medicina que acuden con el doctor al hospital como aprendizaje práctico. Uno de ellos lleva en sus manos un libro o cuaderno abierto. En el centro de la escena vemos a dos personajes conversando quizás el spedalingo o superintendente y el doctor. Finalmente observamos otro enfermo, también incorporado en la cama, atendido por varios servidores.
















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, atender al enfermo. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Obsérvese  que el artista ha sabido captar a la perfección el estado anímico y físico del paciente, abatido por la enfermedad,  sumido por la tristeza, con la cabeza inclinada, el rostro demacrado, la boca entreabierta, los ojos cerrados por el dolor, sus brazos caídos en abandono desesperado; incluso parece tener ampollas en la mandíbula provocadas probablemente por la enfermedad, salvo que se trate de restos de la barba que tuvo y el transcurso del tiempo le ha hecho perder; viste ropaje de cama y gorro y sus piernas quedan ocultas por el arrebujo de los paños blancos y azules del lecho. En el cabezal de la cama parece apreciarse un plato, una manzana y quizás una probeta o recipiente de cristal, bien para alguna pócima  o remedio de color vinoso contra la enfermedad o bien para recoger algún líquido del enfermo, como sangre, etc. El servidor que está a los pies de la cama lleva en su mano derecha otra vasija de cristal con un líquido amarillo, probablemente orina, para que el médico la observe y analice. Unos pequeños carteles azules, de trazo mixtilíneo,  con ribetes amarillos y números romanos e indo-arábigos en su interior,  quizás hacen referencia a la numeración de cada cama del hospital. Vemos en esta imagen dos carteles (XVIIII-19 y XX-20); el número  XVIIII se representa en su variante aditiva y no en la variante sustractiva (XIX).

















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, atender al enfermo. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
En esta imagen vemos a otro enfermo también incorporado en la cama, sin gorro alguno y con abundante cabellera. El médico o uno de sus ayudantes le está realizando algún trabajo en la cabeza con la ayuda de un servidor del hospital y no debe agradar demasiado al enfermo pues con su mano derecha parece contener el brazo de aquél. Al lado del doctor otro ayudante barbado y con tocado  parece tener un libro abierto, o quizás alguna bandeja para depositar lo que el cirujano está extirpando, quizás la piedra de la locura como vemos en el famoso cuadro de El Bosco. El número que consta  en el cartel situado encima del cabecero de la cama es el XII -12, en ambas numeraciones. Al igual que los otros carteles  muestra encima una ramita con ramificaciones verdes.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Virtud de la Fe. (Foto de Jesús Díaz).
Como separación de las obras de misericordia tercera (atender al enfermo) y la cuarta (visitar a los presos) el artista ha incluido la alegoría o personificación de una de las virtudes teologales, la Fe. La identificamos por los atributos que porta, un cáliz dorado en su mano derecha y una cruz latina en su mano izquierda. Se representa en posición dinámica (está andando, fíjese en la flexión de la pierna derecha) y manierista por la torsión y difícil posición de su cuerpo ( pecho y abdomen en postura frontal, cabeza levemente girada a la izquierda del espectador, piernas de perfil).  La alegoría se representa como una joven de larga melena, frente despejada y  fuerte complexión. Viste  túnica azul con ribete dorado y manto blanco de vuelta verde con profusos plegados. También exhibe un nimbo poligonal como los personajes del Antiguo Testamento. Se representa su movida figura entre dos pilastras con decoración a candelierigrutescos blancos sobre fondo azul. Las pilastras culminan en capiteles con hojas de acanto, caulículos en voluta en los vértices y un angelito alado frontal en el centro del ábaco.













Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia.  Obra de misericordia, atender al encarcelado. Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
La secuencia narrativa de esta obra de misericordia, analizada de izquierda a derecha, se inicia con la representación de la fachada de una cárcel con dos ventanas rectangulares adinteladas y enrejadas a través de las cuales vemos a sendos presos. En el exterior del edificio se representan tres grupos de personajes. En primer lugar vemos a Cristo, identificado por el nimbo de santidad crucífero, que luce tras su cabeza. Está sentado en el suelo con dos argollas reteniendo sus piernas desnudas por los tobillos.  Cruza las manos sobre sus muslos y mira entristecido al Cielo, a la Divinidad. Dos personajes le flanquean , uno que parece estar sedente, aunque no vemos el asiento,  se sitúa a su derecha, viste amplia indumentaria verde, azul y amarilla, muestra calvicie y luengas barbas y parece estar conversando con el preso recluido en la ventana izquierda de la prisión.  El otro personaje está de pie, cruza sus manos sobre sus piernas, viste ropajes amarillos, verdes, azules, grises, lleva un tocado sobre su cabeza, y exhibe barba de largos mechones; parece haber terminado su conversación con el preso de la ventana derecha y se dispone a marcharse del lugar. En el centro del friso apreciamos a dos personajes erguidos conversando. Se trata de un santo, por el nimbo dorado que envuelve su cabeza, quizás protector de los presos,  y probablemente del spedalingo o superintendente Leonardo Buonafuente, que está presente en las diferentes obras de misericordia del hospital. A continuación, y como final de la escena, vemos a un personaje joven que mira hacia la cárcel y señala, en sentido opuesto, a dos servidores del hospital que parecen llevar, uno de ellos dos cestas o cubos y el otro algún producto que  envuelve en un lienzo blanco . Probablemente están suministrando comida a los encarcelados para cumplir con la obra de misericordia representada.
















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, atender al encarcelado. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos en la imagen a Cristo en el suelo con sus piernas sujetas a dos argollas, y a los dos personajes, uno sentado animando al preso de la ventana izquierda y otro de pie que parece disponerse a abandonar el lugar, probablemente tras conversar con el preso de la ventana derecha.  A Continuación vemos el segundo grupo representado, dos personajes estantes en conversación; el personaje de la izquierda, según observa el espectador, es  un santo con nimbo dorado e indumentaria talar verde, amarilla y azul,  y el personaje de la derecha es el superintendente del hospital Leonardo Buonafuente, de origen florentino.

















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, atender al encarcelado. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
El tercer grupo representado se compone de un joven en posición dinámica y manierista, un tanto artificial, de elegante y colorida vestimenta, y dos servidores del hospital a los que señala, quizás para indicar a los presentes que traen alimentos para los presos en las cestas o cubos que uno de ellos lleva en sus manos y envueltos en un lienzo blanco  que el otro lleva con esmero y cuidado.
Contrastan los saltarines y vistosos colores del joven personaje,  con los colores contenidos, pardos y blancos,  de la indumentaria de los servidores del hospital y del propio spedalingo Leonardo Buonafuente. También el resto de personajes comentados en la imagen anterior, Cristo, el Santo, y los dos visitantes de la prisión, visten atuendos de llamativas policromías.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Virtud de la Caridad. (Foto de Jesús Díaz).
Nuevamente el artista ha representado a personificación de la Caridad como una joven de fuerte complexión y con indumentaria muy movida, especialmente su manto. Lleva como atributos que le identifican los dos niños desnudos, uno que sostiene con su brazo izquierdo a la altura de su pecho y otro situado a sus pies. Ambos niños se han representado de forma dinámica y naturalista. La Caridad ha perdido su mano derecha. También aparece representada entre dos pilastras de fondo azul y decoración en relieve de grutescos-motivos a candelieri de color blanco.













Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, enterrar a los muertos. Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
La secuencia narrativa se inicia con la presentación del muerto, envuelto ya en su mortaja blanca, junto a cuatro personajes, entre ellos un servidor del hospital, y dos acompañantes del difunto de ropajes multicolores, uno de los cuales sostiene el cadáver a duras penas  en posición cuasi erguida, contra su propio cuerpo,  agarrándolo con sus brazos por el pecho y la cintura. En el centro parece representarse nuevamente al spedalingo o superintendente Leonardo Buonafede que señala con su mano derecha al grupo anterior. Por último somos testigos de las honras fúnebres del fallecido que aparece yacente y amortajado sobre un lecho o sencillo catafalco, al tiempo que oficia en su cabecera un clérigo vestido de pontifical ayudado por tres acólitos. A los pies de la cama llora desconsolada, quien probablemente sea su esposa.















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, enterrar a los muertos. Detalle. Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos en esta foto, a la izquierda, al hombre muerto envuelto en un sudario blanco. Solo se ven sus manos y su rostro; el resto del cuerpo queda totalmente tapado. Es un hombre barbado de largo cabello y que el artista ha representado demacrado e inerte, como corresponde a un fallecido. Su peso muerto es sostenido por otro personaje barbado de rasgos naturalistas que viste una vistosa indumentaria de colores chillones amarillos, verdes, azules, al igual que su compañero, también barbado que está junto a él. Al lado vemos a otro personaje de larga melena,  rostro marcado, que cubre su cuerpo con un largo atuendo de innumerables pliegues y anchas mangas, y su cabeza con una gorra. Como imagen final de la foto vemos al spedalingo Leonardo Buonafede, vestido con túnica blanca, manto oscuro de muchos drapeados que contiene con su mano izquierda, y muceta abotonada. Su rostro es naturalista, sin idealización alguna, cual si de un retrato se tratara, mostrando las arrugas de la frente, la nariz aguileña, picuda, las mejillas hundidas y la expresión seria .
















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, enterrar a los muertos. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
En esta foto vemos en primer término a la única dama de la escena, probablemente la esposa del fallecido, que incapaz de mirar al difunto, gira su cuerpo en torsión e inclina su cabeza por el peso del dolor, al tiempo que une sus manos en oración bajo la barbilla, casi retorciéndolas por la aflicción, por la desolación del momento. Viste túnica blanca, manto gris y toca blanca. El clérigo oficiante viste capa pluvial y lee una oración del libro que porta entre sus manos. Tres acólitos vistiendo túnicas de inmaculada blancura se sitúan al otro lado del pequeño catafalco, frente al espectador. Llevan, el de la izquierda, un incensario dorado, el situado en el centro, una cruz dorada trebolada con un crucificado plateado de tres clavos  de la que pende un lienzo con tres cruces, y el situado a la derecha otro elemento. El difunto ha sido representado con el rostro de placidez y serenidad que otorga el fin del dolor y del padecimiento previo a la muerte y el inicio de la nueva vida. Descansa su cabeza sobre un cojín  verde con borlas doradas.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Virtud de la Esperanza.  Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
Se representa a la virtud de la Esperanza como una joven de verde indumentaria,  las manos juntas y la mirada hacia lo alto. Al igual que el resto de virtudes luce tras su cabeza un nimbo dorado poligonal y está flanqueada por  dos pilastras decoradas a candelieri, con sus respectivos capiteles.












Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, dar de comer al hambriento. Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
Al igual que el resto de obras de misericordia representadas en el friso, es fácilmente identificable, de forma visual, la obra de caridad mostrada por el artista. Recorriendo la escena de izquierda a derecha vemos en primer lugar una mesa dispuesta en diagonal en la que están sentados tres personajes masculinos comiendo. Un servidor del hospital les está colocando los platos con alimentos. El spedalingo Leonardo Buonafede toma de la mano a otro pordiosero desharrapado para incorporarlo a la mesa.  Un personaje de lujosa indumentaria y tocado, toma panecillos de la cesta de un servidor del hospital y los está repartiendo a un grupo de mujeres y hombres que cuasi se abalanzan sobre él. Hasta un niño tira de su ropaje  con su manita para que le entregue un panecillo. El último personaje masculino extiende sus dos manos abiertas para recibir  la ansiada alimentación.















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, dar de comer al hambriento. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos la primera parte de la secuencia narrativa. Tres hombres de pobres indumentarias, dos barbilampiños y uno de luengas barbas, están sentados en la parte posterior de la mesa que el artista hábilmente ha colocado en diagonal, otorgando perspectiva y profundidad a la representación. El servidor, de pie, lleva entre sus manos un plato para  colocarlo en la mesa, cubierta con un tapiz blanco. El superintendente insta a un cuarto pobre, apenas vestido con una túnica verde, a sentarse con los demás vagabundos desheredados. El mendigo, agradecido y con expresión de humildad,  desea sentarse a la mesa, pues seguramente no ha probado bocado tiempo ha, como se refleja en su rostro, y desea satisfacer el hambre que le devora. Obsérvese cómo el segundo personaje sentado a la mesa ha sido representado por el artista en el preciso instante de comer un bocado. Obsérvese también  la postura peculiar en que el artista ha representado al pobre harapiento que el superintendente acerca a la mesa y cómo ondean al viento sus harapos amarillentos, o cómo envuelven sus pantorrillas las polainas azules atadas con correajes amarillos. A pesar de su absoluta pobreza su actitud emana dignidad.

















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, dar de comer al hambriento. Detalle. Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
En esta imagen destaca  la actitud del personaje central de lujosa indumentaria que dimana seriedad  y autoridad en su reparto del pan a las mujeres y hombres desheredados que se le acercan.  Llaman la atención  la actitud del niño pequeño que no le llega a la cintura al dadivoso personaje, y que para no pasar desapercibido le estira levemente de su sobretodo de ampulosas mangas, para que se fije en él y le de un panecillo.  Mira expectante con su cara regordeta al personaje central, lleva colgado  al cuello, en bandolera, una pequeña escarcela,  y la mujer que está junto a él y que es probablemente su madre le toma levemente del hombro izquierdo, no sabemos si para evitar que moleste al personaje o para impulsarle a pedir los panecillos. Es curiosa también la disposición del último personaje representado de perfil, vistiendo verdes polainas, indumentaria blanca y amarilla y sombrero de ala ancha, que desde la distancia, y en actitud serena, extiende los brazos y abre las manos esperando recibir algunos panecillos.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Virtud de la Justicia. (Foto de Jesús Díaz).
Como es habitual se representa a la virtud de la Justicia con los atributos propios que le caracterizan, la espada que lleva en su mano derecha, tomándola por la empuñadura dorada con el filo hacia arriba, y , probablemente, la balanza para impartir justicia en su mano izquierda, atributo hoy perdido.













Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, dar de beber al sediento. Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
El último panel decorativo de la derecha, según observa el espectador, fue reemplazado en 1586 por uno nuevo  hecho por Filippo Paladini di Lorenzo, sin vidriado, y en él aparece el superintendente Bartolomé Montichiari, prácticamente en mitad del panel, en lugar de Leonardo Buonafede, el spedalingo florentino. 
Si observamos la secuencia narrativa de izquierda a derecha, vemos en primer plano a varios personajes de pie vistiendo pobres indumentarias, entre ellos  un niño desnudo, que se aproximan al superintendente, vestido de blanco con muceta y tocado, para obtener agua y saciar su sed. Uno de los hombres  situado junto al superintendente está bebiendo con ansia de un cuenco que sostiene con sus musculosos brazos.  Otro, al principio del panel, lleva en sus manos  un recipiente para llenarlo de agua. A la derecha del superintendente, según observa el espectador, se arrodilla una mujer con una ánfora probablemente para ser llenada. Mira al superintendente mientras un niño, quizás su hijo, le echa sus brazos al cuello. Más adelante vemos a varias mujeres con el mismo fin, satisfacer su sed. Un personaje lleva en alto un recipiente elegante; un niño, representado de perfil y vistiendo una túnica azul corta,  bebe con fruición de un cuenco que le presenta un adulto; en la mano izquierda lleva un recipiente en forma de pequeña cuba con asa. Al final de la representación una joven con coletas, vista de espaldas, parece que se aleja del lugar una vez que ha conseguido su objetivo, llenar el ánfora que lleva entres sus manos. Los personajes que aparecen en primer plano de la escena han sido representados en medio y alto relieve, mientras que los personajes del fondo han sido representados en bajo relieve, uno de ellos es un peregrino que lleva en su sombrero una vieira o concha, otorgando profundidad y tridimensionalidad a la escena.













Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Obra de misericordia, dar de beber al sediento. Detalle.(Foto de Jesús Díaz).
Además de los personajes de escasos recursos, delatados especialmente por sus escasas y pobres vestiduras, que dejan al descubiertos sus fibrosas piernas y brazos, vemos otros personajes, especialmente en el fondo, que aparentan mayor poder adquisitivo, mayor nivol social. Uno de ellos se representa al inicio del panel, de forma estática, frontal y rígida, con manto abotonado y luenga barba blanca. Un poco más adelante se aprecia en una posición similar otro personajes de largas barbas blancas y ropa talar azul que viste un sombrero de ala ancha con una concha de peregrino y bordón característico. También se ha representado de forma frontal y rígida a diferencia de los personajes de primer plano a los que el artista ha dado mayor movimiento y dinamismo.













Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal. Obra de misericordia, dar de beber al sediento. Detalle.(Foto de Jesús Díaz).


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal. Arpía angular. (Foto de Jesús Díaz).


4. TONDOS CON ESCUDOS Y ESCENAS DE LA VIRGEN MARÍA .


























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada oeste de la logia. Semi-tondo con el escudo del Hospital del Ceppo. (Foto de Jesús Díaz).
Comenzando por el lado corto occidental de la logia del hospital el primer tondo es el que vemos en la imagen. Está partido por la mitad y conserva la orla exterior, vegetal y de frutos, compuesta de membrillos, piñas, uvas y fronda vegetal cual lecho de verdes hojas. En el interior vemos el escudo del hospital en una concha o venera,  un tronco de varias ramas cortadas, en cuyo centro se abre una ranura para depositar limosnas. Los colores predominantes son los que prevalecen en las representaciones que hemos analizado hasta ahora, verdes, amarillos, azules, blancos, marrones, etc.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada oeste de la logia.  Semi-tondo con escudo. (Foto de Jesús Díaz).
En el lado  occidental de la logia, en su parte meridional, junto al pilar de soporte de la arquería y el piso superior, aparece también el semi tondo que vemos en la imagen y que contiene en su interior un escudo, en forma de piel extendida, cuyo campo se decora con cuadros blancos y negros en damero. Nuevamente la orla exterior a modo de guirnalda semicircular  exhibe en este caso pepinos, limones, higos o quizás granadas, y florecillas blancas y amarillas en frondoso lecho de hojas verdes.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Tondo con la imagen del escudo del Hospital. Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
Ya en la fachada meridional de la logia, el primer tondo de la izquierda, según observa el espectador, es el que apreciamos en la imagen superior. Nuevamente se representa el escudo del hospital , una piel cortada de color amarillo que contiene un tronco de varias ramificaciones cortadas y en disposición simétrica con hojitas y retoños brotando del cuerpo principal.  todo ello sobre un lecho azul en forma avenerado enmarcado por un friso circular en damero, otro friso circular de ovas y el friso exterior vegetal de abultado relieve compuesto por pepinos, limones, uva, higos o granadas, flores y hojas.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Tondo con la escena de la Anunciación. (Foto de Jesús Díaz).
Apreciamos en la imagen superior  un tondo, que al igual que sus compañeros se dispone en las enjutas de los arcos de la logia, y que contiene una bellísima representación de la escena de la Anunciación del Arcángel San Gabriel a la Virgen María.  La Virgen está de pie en la parte derecha según observa el espectador, viste túnica de ribete dorado y gran manto azul de cenefa dorada, lleva en su mano derecha un libro, probablemente con las profecías de Isaías. Tiene un rosto de joven muchacha y una bonita cabellera rubia ondulada. Mira con detenimiento al arcángel Gabriel, el arcángel Anunciador, que arrodillado le ofrece un ramos hermoso de lirios. El arcángel sonríe, es un joven de larga cabellera rizada y viste indumentaria amplia azul y amarilla con cinta azul. Observamos su ala derecha de colorido cromatismo verde, amarillo, azul, verde, blanco, gris. Ambos personajes lucen nimbo dorado de santidad.  Al fondo de la representación, en la parte superior apreciamos la paloma del Espíritu Santo que emerge entre rayos dorados.  Un fragmento de construcción clásica con columnas abalaustradas, y potente entablamento, situado sobre el mullido lecho de María,  luce en su friso, en letras negras sobre fondo blanco, la frase con que María responde al Anuncio del arcángel Gabriel, "Ecce Ancilla Domini" (He aquí la esclava del Señor) del que vemos solo una parte del texto. Detrás de la Virgen apreciamos un repostero dorado con bella decoración en negro, que cuelga de anillas amarradas a la pared en la habitación de la Virgen.
Debajo de la representación observamos otra leyenda que nos informa de la cronología del tondo y por ende del friso general, ANO-DNI-MDXXV, año del Señor 1525, fecha en que es realizado en terracota vidriada y policromada en el taller de los DELLA ROBIA.
Al igual que en el resto de tondos una carnosa orla vegetal y de frutos de bello colorido rodea la escena interior religiosa.



















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Tondo con la escena  de la Anunciación. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Obsérvese la amable sonrisa del arcángel y  los bellos plegados de su indumentaria, la policromía de sus alas,  la expresión contenida de la Virgen ante el Anuncio de que va a ser Madre de Dios, la utilización por parte del artista del bajo relieve en los fondos, del medio relieve en los planos intermedios, y del alto relieve en los primeros planos que  permite la representación perspectiva y en profundidad de la escena narrada.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Tondo con la escena  de la Asunción de la Virgen María a los Cielos. (Foto de Jesús Díaz).
El siguiente tondo en la fachada sur de la logia nos muestra la escena de la Asunción de María a los cielos en una representación "horror vacui" que ocupa prácticamente todo el espacio circular del tondo. Vemos a la Virgen con las manos en posición de orante, representada de forma frontal, hierática, vistiendo una túnica marrón y un manto de bellísimo floreado y ribete dorado que cubre también su cabeza de rostro terso y larga melena rubia. La Virgen se representa sobre una almendra mística dorada y es ascendida por cuatro ángeles, dos a cada lado, representados  con hermosas túnicas de dinámicos drapeados , y atractivas alas multicolores. A su vez contribuyen a realizar la Ascensión tres efigies de angelitos serafines ubicados a los pies de la Virgen María y una efigie de angelito situado en la cumbre de la representación. En la orla vegetal exterior se añaden algunos elementos que no apreciábamos en tondos anteriores como caracoles y lagartijas situados de forma natural entre las flores y los frutos de exuberante colorido.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Tondo con la escena de la Visitación. (Foto de Jesús Díaz).
En el tondo superior que ahora analizamos el artista ha representado el momento en que la Virgen María visita a su prima Santa Isabel, encinta de San Juanito, precursor de Cristo. Las dos mujeres se han representado de perfil con amplias y voluminosas indumentarias de diversos colores, tocas y nimbos dorados de santidad, en escorzo, sobre sus cabezas, en una actitud de respeto y cariño mutuos. Obsérvese cómo el artista  ha representado a la Virgen María como una mujer joven y a Santa Isabel como una mujer ya de cierta edad, con el rostro más curtido por el tiempo que el de María. En el fondo vemos a dos mujeres, con rayos dorados ondulantes emergiendo de sus cabezas;  quizás se trata de sibilas.
Una inscripción luce al pie de la escena: "MAMDBIMEFVT", que significaría o sería el acróstico de: " Magnificat anima mea Domine" y "Benedicta tu in mulieribus et benedictus fructus ventris (tui Jesus)". ("Mi alma engrandece al Señor" (Lucas 1, 46). Es la respuesta que da María a la alabanza previa de Isabel "Bendita  tu entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre" (Lucas, 1, 42).


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Tondo con la escena de la Visitación. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).
Obsérvese la expresión de cariño mutuo entre las dos mujeres y cómo el artista ha representado de forma convincente la juventud de la Virgen y la edad madura de Isabel.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Tondo con el escudo de los Médicis. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos en esta imagen el escudo de los Medicis florentinos, destacada familia de banqueros que aportaron gobernantes a la ciudad de Florencia desde el siglo XV, papas comomo León X, Clemente VII y León XI y cargos diversos. Recordemos que en 1501 el hospital del Ceppo de Pistoia quedó bajo la responsabilidad del Hospital de Santa María Nuova de Florencia y del mismo modo el hospital de San Gregorio de Pistoia quedó bajo la dependencia del hospital de los Inocentes de Florencia en 1505. No es extraño que aparezca en el friso el  escudo de armas de la poderosa familia florentina. Sobre piel cortada de oro se representan seis roeles en orla, cinco de gules (rojos) y el del jefe de azur (azul) con tres flores de lis de oro.  En la envoltura exterior vegetal aparece nuevamente una lagartija entre los frutos y verduras que componen la guirnalda.
                                                                                                                                                                                                                                                                
























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia.  Semi tondo con escudo de armas.  (Foto de Jesús Díaz).
Nuevamente se representa este medio tondo en el lado meridional de la logia, al final del friso de terracota vidriada,  escudo cuyo campo queda totalmente cubierto por cuadrados blancos y negros en damero.


























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada este de la logia.  Vista general.  (Foto de Jesús Díaz).
Vemos en la imagen que el lado oriental de la logia se decora, mediante terracota vidriada, con la arpía angular, visible  tanto en la fachada sur como en la este, con dos pilastras adosadas, una de frutos y hojas de diverso colorido y otra con grutescos blancos sobre fondo azul, similares a las que flanqueaban en la fachada sur a las personificaciones de las Virtudes, y con un tondo que incluye en su centro es escudo del hospital con orla de damero y orla de frutos y vegetales.
Apreciamos en la imagen cómo la logia se compone de una bella arquería de medio punto, con pilares en los ángulos y bóvedas vaídas. Sobre la arquería apea un piso superior cerrado, salvo las ventanas adinteladas de iluminación que dan luz natural al interior.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada este. Tondo con el escudo del Hospital del Ceppo. (Foto de Jesús Díaz).
Nuevamente observamos el escudo del Hospital del Ceppo en el centro circular y azul del tondo que vemos en la imagen superior, el tronco de madera con retoños en cuyos huecos se depositaban limosnas para los necesitados. El círculo central queda envuelto por una orla  en damero, un cordoncillo circular, una orla con los caraterísticos frutos y hojas que hemos visto repetidamente en los tondos de las fachadas, aunque en este caso sin tanto recargamiento y volumetría, y finalmente una orla de ovas.

5. OTROS ASPECTOS DE LA LOGIA.

















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachadas mridional y oriental. Vista general desde el sureste (Foto de Jesús Díaz).
Obsérvese la belleza y grandiosidad de la logia vista "di sotto in sù",  con su perfil recortándose sobre el cielo azul, con la ligereza  y hermosura que le otorga la arquería sobre finas columnas.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur.  Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
La logia abre su espléndida arquería a la plaza Juan XXIII de Pistoia y la mirada del espectador se centra en ella y en el friso corrido de terracota vidriada y polícroma y en los tondos situados en las enjutas de los arcos.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Vista general. (Foto de Jesús Díaz).
El hospital del Ceppo se halla cerca de la plaza de la catedral y el visitante que se aproxime a él saciará en parte su afán de belleza observando con detenimiento las distintas obras de misericordia  representadas en el friso, las alegorías de las Virtudes personificadas en jóvenes mujeres, las representaciones de los tondos de singular hermosura, la leve y seductora arquitectura de la logia, etc.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada principal. Capitel corintio. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos en la imagen superior uno de los capiteles corintios de las finas columnas de la logia. Un baquetón circular que abraza el fuste, dos niveles de hojas de acanto, los caulículos en los vértices que se enroscan en bellas volutas, las rosetas en el centro de los ábacos y los cimacios  sobre los que arrancan los arcos, cual si de capiteles bizantinos se tratara.


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Capitel corintio. (Foto de Jesús Díaz).
Observamos otro de los capiteles corintios con su bella volumetría, su esbeltez, su simetría, su visibilidad por los cuatro puntos cardinales cual escultura exenta, su juego de luces y sombras.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada de la logia. Angular sureste del pórtico con columnas adosadas. (Foto de Jesús Díaz).
Vemos que en los dos angulares de la logia, el sureste y el suroeste, las columnas se adosan al pilar de sillería. Son columnas con base ática, fuste semi-cilíndrico y capitel corintio con cimacio.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada de la logia. Angular suroeste del pórtico con columnas adosadas. (Foto de Jesús Díaz).
Observamos que en el angular suroeste de la logia el soporte es el mismo, pilar y semi-columnas adosadas.

























Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Portada de acceso bajo el pórtico.(Foto de Jesús Díaz).
Vemos una de los vanos de entrada al edificio del Hospital del Ceppo. Es arquitrabado con jambas y dintel moldurados y  entablamento también moldurado con un pequeño escudo del hospital.



















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Ventanas adinteladas y ménsula de la bóveda. (Foto de Jesús Díaz).



















Pistoia. Hospital del Ceppo. Fachada sur de la logia. Pórtico. Ménsula de la bóveda. (Foto de Jesús Díaz).
La ménsula de soporte de los arcos interiores de la logia se dispone a modo de pequeño capitel con hojas de acanto, dos caulículos de bellas volutas en los vértices y roseta en el centro del ábaco. Sobre el ábaco se ubica un cimacio desde el que arranca el arco.

6. INTERIOR DEL EDIFICIO.



























Pistoia. Hospital del Ceppo. Interior. Antigua capilla con Cristo Crucificado. (Foto de Jesús Díaz).


























Pistoia. Hospital del Ceppo. Interior. Antigua capilla. Cristo Crucificado. (Foto de Jesús Díaz).


















Pistoia. Hospital del Ceppo. Interior. Antigua capilla. Escudo en el pavimento. (Foto de Jesús Díaz).



















Pistoia. Hospital del Ceppo. Interior. Antigua capilla. Inscripción. (Foto de Jesús Díaz).















Pistoia. Hospital del Ceppo. Interior. Fresco de la escuela de Pistoia del siglo XVI. Probable escuela de Fray Paolino. Proviene del ex-refectorio de los Hermanos Hospitalarios. (Foto de Jesús Díaz).



















Pistoia. Hospital del Ceppo. Interior. Fresco de la escuela de Pistoia del siglo XVI. Probable escuela de Fray Paolino. Proviene del ex-refectorio de los Hermanos Hospitalarios. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).

















Pistoia. Hospital del Ceppo. Interior. Fresco de la escuela de Pistoia del siglo XVI. Probable escuela de Fray Paolino. Proviene del ex-refectorio de los Hermanos Hospitalarios. Detalle. (Foto de Jesús Díaz).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada